Se conmemoran 5 años del Acuerdo de Paz

El Acuerdo de Paz colombiano ha sido ejemplo mundial por contar con un enfoque de género que pone en el centro los derechos de las mujeres. A 5 años de su implementación las mujeres y sus organizaciones siguen trabajando por la garantía de lo firmado en el Acuerdo para avanzar hacia una paz sostenible.

Fecha: miércoles, 24 de noviembre de 2021

Foto tomada durante los diálogos en la Habana, Cuba. Aquí representantes de la sociedad civil, institucionalidad, cooperación internacional y multilateralismo. Crédito: ONU Mujeres. 

Este 24 de noviembre se conmemoran los 5 años de la firma del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las Farc. Este tratado significó el fin de 52 años de confrontaciones armadas y un ejemplo para el mundo entero: el acuerdo no solo contiene la igualdad de género como principio fundamental, sino que también especifica más de 100 medidas afirmativas para promover la igualdad de género, estipula la participación de las mujeres y sus organizaciones en la consolidación de la paz y reconoce la victimización de ellas como resultado del conflicto.

Este logro de poner en el centro del Acuerdo de Paz los derechos de las mujeres fue gracias a todo el trabajo que avanzó durante los años de diálogo para la terminación del conflicto la Subcomisión de Género de la Mesa de Conversaciones, el trabajo articulado entre las mujeres del Gobierno Nacional, las representantes de la guerrilla de las Farc, las mujeres de la sociedad civil en su diversidad y el apoyo de la cooperación internacional. 

El trabajo articulado de estas partes posibilitó que las luchas históricas de las mujeres representaran una gran oportunidad para enfocar la acción colectiva a favor de los derechos humanos de las mujeres en la agenda de terminación del conflicto, que sus voces, perspectivas y sus propuestas tuvieran urgente cabida en las negociaciones. 

Actualmente, y según datos oficiales, las mujeres excombatientes representan el 30 % de la población que dejó las armas, y son ellas quienes se están transformando en lideresas y constructoras de paz para avanzar en la consolidación de la agenda de paz en el país.

En esa consolidación ha sido fundamental el trabajo conjunto  con diversas organizaciones y entidades, como lo es en el caso de ONU Mujeres y otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, las cuales durante estos 5 años han aunado esfuerzos con el Gobierno Nacional para responder a las necesidades de las mujeres excombatientes en asuntos que tienen que ver, por ejemplo, con la construcción de su ciudadanía, la promoción de su autonomía económica a través de proyectos productivos y el posicionamiento de la economía de cuidado, la prevención de violencias y la construcción de masculinidades corresponsables. 

Algunos logros tras 5 años de implementación:

De manera específica ONU Mujeres, la Misión de Verificación y el PNUD han consolidado un modelo de intervención para el reconocimiento, reducción y redistribución del cuidado con población excombatiente y comunidad aledaña a sus zonas de permanencia, posicionando así la economía del cuidado como tema central para la promoción de la participación significativa de las mujeres excombatientes, especialmente en el desarrollo de iniciativas productivas sostenibles. Este es el caso del proyecto Construyendo paz: procesos de reincorporación desde los sistemas de cuidado con perspectiva de género en 16 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (AETCR) financiado por el Fondo para la Consolidación de la Paz (PBF, por sus siglas en inglés). Con él se fortaleció el tejido social entre las y los excombatientes y se avanzó en el reconocimiento y valoración comunitaria de su rol.

Así mismo, a través de mecanismos competitivos de financiación para la sociedad civil, principalmente el Programa de Mujeres Constructoras de Paz financiado por el gobierno de Noruega y el El Fondo de Mujeres para la Paz y la Acción Humanitaria (WPHF, por sus siglas en inglés), se está promoviendo la asociación con y entre diversos actores de derechos humanos de las mujeres para contribuir a la consolidación de la paz. Con la implementación de los proyectos en el marco del WPHF más de 8 mil personas en áreas afectadas por el conflicto han sido beneficiadas directamente (80 % mujeres y niñas) y más de 12 mil se han beneficiado indirectamente.   

En lo que respecta a justicia transicional también ha habido un trabajo importante en lo transcurrido de la implementación del Acuerdo de Paz, en donde ONU Mujeres ha fortalecido la importancia de la participación y el acceso de las mujeres a la justicia transicional promoviendo que 848 mujeres y jóvenes víctimas del conflicto armado de 12 departamentos reciban acompañamiento jurídico y psicosocial para documentar y entregar sus casos ante el Sistema Integral de Justicia.  

5 años del acuerdo de paz en Colombia

Foto tomada durante el evento #MiCuerpoDiceLaVerdad, de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad. Crédito: ONU Mujeres/Tico Angulo


Que esta conmemoración sea una oportunidad para seguir ampliando más y mejores oportunidades para las mujeres y ampliar los recursos con los que cuentan para su participación y liderazgo para que la garantía de sus derechos sea la piedra angular para la paz y el desarrollo sostenibles.