Mujeres, paz y seguridad

Mujeres y paz
Foto: Mauricio Cardona - PNUD/ONU Mujeres Meta

Los conflictos tienen consecuencias devastadoras en todas las sociedades y con frecuencia las mujeres tienen a su disposición menos recursos para protegerse, y representan, junto con sus hijas e hijos, la mayor parte de las poblaciones desplazadas y de refugiados, de sobrevivientes de los conflictos. En las guerras se utilizan tácticas específicamente dirigidas contra ellas, como la violencia sexual. Pese a que han existido mujeres capaces de liderar movimientos de paz e impulsar la recuperación de las comunidades después de un conflicto, casi nunca están presentes en las mesas de negociaciones de paz. Su exclusión de las labores de reconstrucción limita su acceso a las oportunidades de recuperación, de obtener justicia por las violaciones de sus derechos y de participar en las reformas de las leyes y de las instituciones públicas.

La comunidad internacional ha reconocido que la participación de las mujeres es esencial para lograr una paz duradera. Las mujeres han demostrado ser agentes de cambio, y deberían tener la oportunidad de poder trabajar aún más en pos de este objetivo. Desde el año 2000, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha establecido y aprobado 7 resoluciones sobre las mujeres, la paz y la seguridad que constituyen un marco para los estados en el desafio de procesos de construcción de una paz sostenible, así mismo el Comité Cedaw en su recomendación general número 30 solicita a los Estados partes proporcionar información sobre la aplicación del programa del Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad, en particular las resoluciones 1325 (2000), 1820 (2008), 1888 (2009), 1889 (2009), 1960 (2010), 2106 (2013) y 2122 (2013).

La construcción de la paz supera la agenda de terminación del conflicto y de garantías para las víctimas, y por tanto debe atender los asuntos estructurales de la desigualdad en el desarrollo y la necesidad de fortalecimiento de las mujeres como protagonistas de la paz, la democracia y el desarrollo, atendiendo así, no solo la restitución de sus derechos en tanto víctimas, sino la reparación transformadora de su rol y dignidad en la sociedad, de tal forma que todo esto aporte a la construcción de una paz estable y sostenible que permita no solo restituir los derechos de quienes han sido víctimas, sino contribuir a transformar estructuralmente las dinámicas de exclusión y patriarcalismo permitiendo que las mujeres se constituyan en beneficiarias y protagonistas del desarrollo y la construcción de la paz, la democracia y la seguridad.

Desde hace muchos años las mujeres colombianas han venido resistiendo y luchando por sus derechos en medio del conflicto, así como liderando experiencias de construcción de paz.

Nuestro trabajo

ONU Mujeres  ha contribuido de manera significativa a la implementación del Acuerdo de Paz, en primer lugar, a través de su  participación en el Componente de Acompañamiento Internacional de Género, la incidencia en los informes de avance del Secretario General y la relación sistemática con la Misión de Verificación de la ONU, así como a través de un dialogo constante con las organizaciones de mujeres y el Sistema Integral de verdad, justicia, reparación y no repetición. 

ONU Mujeres ha brindado asistencia técnica a la formulación del Programa Integral de Garantías para Mujeres Lideresas y Defensoras de Derechos Humanos adoptado en junio de 2018. Durante la visita del Relator Especial sobre la situación de defensores/as de derechos humanos en Colombia, por primera vez se conmemoró el Día Internacional de las Mujeres Defensoras de Derechos Humanos. (Este acontecimiento coincidió con el lanzamiento de la Comisión de la Verdad -oportunidad sin precedente para poner el foco en los riesgos que afrontan las defensoras en Colombia). 

El fortalecimiento de la participación y el liderazgo de las mujeres en iniciativas nacionales y territoriales de construcción de paz ha sido posible gracias al Programa Mujeres Constructoras de Paz que entre julio de 2017 y julio de 2020 ha apoyado 30 proyectos de las organizaciones de mujeres y mixtas de base territorial en 9 departamentos y 46 municipios, la mayoría en región del pacífico colombiano y en zonas altamente afectadas por el conflicto, que responden a iniciativas relacionadas con la construcción de paz territorial, su empoderamiento político y económico y la erradicación de todo tipo de violencias contra las mujeres e incorporan un componente de fortalecimiento intercultural de comunidades indígenas y afrocolombianas. Gracias a este programa, cerca de 4.785 mujeres y niñas y 1035 hombres y niños han participado de procesos de construcción de paz.

 

Consulta nuestras publicaciones sobre Mujeres, Paz y Seguridad aquí   

Mujeres, paz y seguridad

Mujeres y paz
Foto: Mauricio Cardona - PNUD/ONU Mujeres Meta

Los conflictos tienen consecuencias devastadoras en todas las sociedades y con frecuencia las mujeres tienen a su disposición menos recursos para protegerse, y representan, junto con sus hijas e hijos, la mayor parte de las poblaciones desplazadas y de refugiados, de sobrevivientes de los conflictos. En las guerras se utilizan tácticas específicamente dirigidas contra ellas, como la violencia sexual. Pese a que han existido mujeres capaces de liderar movimientos de paz e impulsar la recuperación de las comunidades después de un conflicto, casi nunca están presentes en las mesas de negociaciones de paz. Su exclusión de las labores de reconstrucción limita su acceso a las oportunidades de recuperación, de obtener justicia por las violaciones de sus derechos y de participar en las reformas de las leyes y de las instituciones públicas.

La comunidad internacional ha reconocido que la participación de las mujeres es esencial para lograr una paz duradera. Las mujeres han demostrado ser agentes de cambio, y deberían tener la oportunidad de poder trabajar aún más en pos de este objetivo. Desde el año 2000, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha establecido y aprobado 7 resoluciones sobre las mujeres, la paz y la seguridad que constituyen un marco para los estados en el desafio de procesos de construcción de una paz sostenible, así mismo el Comité Cedaw en su recomendación general número 30 solicita a los Estados partes proporcionar información sobre la aplicación del programa del Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad, en particular las resoluciones 1325 (2000), 1820 (2008), 1888 (2009), 1889 (2009), 1960 (2010), 2106 (2013) y 2122 (2013).

La construcción de la paz supera la agenda de terminación del conflicto y de garantías para las víctimas, y por tanto debe atender los asuntos estructurales de la desigualdad en el desarrollo y la necesidad de fortalecimiento de las mujeres como protagonistas de la paz, la democracia y el desarrollo, atendiendo así, no solo la restitución de sus derechos en tanto víctimas, sino la reparación transformadora de su rol y dignidad en la sociedad, de tal forma que todo esto aporte a la construcción de una paz estable y sostenible que permita no solo restituir los derechos de quienes han sido víctimas, sino contribuir a transformar estructuralmente las dinámicas de exclusión y patriarcalismo permitiendo que las mujeres se constituyan en beneficiarias y protagonistas del desarrollo y la construcción de la paz, la democracia y la seguridad.

Desde hace muchos años las mujeres colombianas han venido resistiendo y luchando por sus derechos en medio del conflicto, así como liderando experiencias de construcción de paz.

Nuestro trabajo

ONU Mujeres  ha contribuido de manera significativa a la implementación del Acuerdo de Paz, en primer lugar, a través de su  participación en el Componente de Acompañamiento Internacional de Género, la incidencia en los informes de avance del Secretario General y la relación sistemática con la Misión de Verificación de la ONU, así como a través de un dialogo constante con las organizaciones de mujeres y el Sistema Integral de verdad, justicia, reparación y no repetición. 

ONU Mujeres ha brindado asistencia técnica a la formulación del Programa Integral de Garantías para Mujeres Lideresas y Defensoras de Derechos Humanos adoptado en junio de 2018. Durante la visita del Relator Especial sobre la situación de defensores/as de derechos humanos en Colombia, por primera vez se conmemoró el Día Internacional de las Mujeres Defensoras de Derechos Humanos. (Este acontecimiento coincidió con el lanzamiento de la Comisión de la Verdad -oportunidad sin precedente para poner el foco en los riesgos que afrontan las defensoras en Colombia). 

El fortalecimiento de la participación y el liderazgo de las mujeres en iniciativas nacionales y territoriales de construcción de paz ha sido posible gracias al Programa Mujeres Constructoras de Paz que entre julio de 2017 y julio de 2020 ha apoyado 30 proyectos de las organizaciones de mujeres y mixtas de base territorial en 9 departamentos y 46 municipios, la mayoría en región del pacífico colombiano y en zonas altamente afectadas por el conflicto, que responden a iniciativas relacionadas con la construcción de paz territorial, su empoderamiento político y económico y la erradicación de todo tipo de violencias contra las mujeres e incorporan un componente de fortalecimiento intercultural de comunidades indígenas y afrocolombianas. Gracias a este programa, cerca de 4.785 mujeres y niñas y 1035 hombres y niños han participado de procesos de construcción de paz.

 

Consulta nuestras publicaciones sobre Mujeres, Paz y Seguridad aquí