La Casa de la Mujer: imparable en la lucha por los derechos de las mujeres y la construcción de la paz con justicia social

Detalles de la labor de esta organización que hace parte del programa Prodefensoras.

Fecha: jueves, 5 de noviembre de 2020

Crédito: Casa de la Mujer

En muchas ocasiones sus manifestaciones y exigencias les han significado fuertes críticas, estigmatización e insultos, pero el compromiso de la Casa de la Mujer con la reivindicación de los derechos sexuales y reproductivos, la autonomía emocional y económica de las mujeres y su participación paritaria y activa en política, así como su apuesta por una Colombia en paz con justicia social, son imparables. 

La Casa de la Mujer surgió hace 38 años por iniciativa de un grupo de mujeres intelectuales, que comenzó sus actividades en medio de un país afectado gravemente por el conflicto interno y en presencia de numerosos y graves casos de violencias y asesinatos contra las mujeres, que no eran registrados por las fuentes oficiales ni reconocidos como violación a sus derechos. 

Siendo una organización feminista, se consideran herederas de las mujeres sufragistas, por lo que su compromiso es hacer posible que las mujeres sean sujetos políticos pactantes y participativos a través de la promoción de una democracia radical y una vida libre de violencias para las mujeres. 

En ese sentido, María Eugenia Sánchez, socióloga, feminista y responsable de las estrategias de incidencia de la organización, plantea que la fortaleza de la Casa de la Mujer es el trabajo que realizan en alianza con otras organizaciones de carácter nacional y regional, lo que, en sus palabras, “les ha permitido hacer presencia en  los territorios e incidir con su apuestas y sus ideas”. 

Cuenta cómo, desde sus inicios, han acompañado e impulsado iniciativas de la sociedad civil y de las organizaciones de mujeres, participando e incidiendo en la búsqueda de los caminos que permitan que sea el diálogo político la herramienta eficaz para la terminación del conflicto armado, trabajando incansablemente por la inclusión de las agendas de mujeres en los procesos de diálogo desde la década de los 80s hasta la fecha.  

Fieles a su compromiso como constructoras de paz participaron, activamente en los escenarios facilitadores del diálogo de paz que condujeron al actual Acuerdo de Paz  e incluso han hecho presencia en los diferentes intentos de diálogo que se han iniciado con el ELN.   

La lista de acciones desarrolladas por la Casa de la Mujer es amplia y diversa: han contribuído también, por ejemplo, a recuperar la memoria histórica de las mujeres desde un enfoque feminista y como parte fundamental del derecho a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. 

En ese sentido, han impulsado espacios públicos de reflexión, útiles para explicar a las comunidades en qué consiste la permanente contradicción que hay por la memoria y por qué la que expresan las víctimas casi siempre termina enfrentada con las versiones oficiales, poniendo de presente que son hechos que marcarán para siempre la historia vivida en los territorios y en el país.

De igual forma, la organización ha trabajado en la formación y asesoramiento de aproximadamente 90.000 mujeres colombianas de diferentes étnias, procedencia geográfica y diversidad sexual y cultural, para el fortalecimiento de su autonomía, reconocimiento y respeto a sus derechos. También ha trabajado por el fortalecimiento organizativo y colectivo de aproximadamente 1000 organizaciones y grupos de mujeres en diferentes departamentos del país.

La Casa de la Mujer cuenta actualmente con un grupo de mujeres feministas, interdisciplinario, con amplia trayectoria profesional y social, y un vasto reconocimiento a nivel social, político y académico por parte del movimiento social de mujeres, de derechos humanos, de la institucionalidad pública, de los medios de comunicación y de la cooperación internacional.


Crédito: Casa de la Mujer

 

El Colectivo Mujeres Trascendiendo, aliado de la Casa de la Mujer

María Eugenia Sánchez insiste en la importancia que debe darse a las organizaciones en los territorios porque, en su opinión, eso es lo que les ha permitido encontrarse con diversas experiencias de organizaciones y mujeres lideresas, quienes, gracias a su tesón y valentía, salvan vidas de mujeres todos los días, incluyendo las de sus familias y hasta las de comunidades enteras. Una de ellas, es el Colectivo de Mujeres Trascendiendo (CMT), una organización de mujeres defensoras de derechos humanos ubicada en el norte del Cauca. 

Patricia Carabalí, lideresa del Colectivo, cuenta que la organización inició sus actividades hace tres años y que ha concentrado sus esfuerzos en acompañar, visibilizar y denunciar todos los tipos de violencia contra la mujer, dentro y fuera del conflicto armado, poniendo en evidencia ante los gobiernos nacional y local y ante instancias internacionales los casos contra las mujeres y porqué estos no se judicializan sino que “se maquillan con cualquier otro tipo de hechos”. 

“Aunque nosotras nos constituimos como organización hace poco, con la Casa de la Mujer venimos trabajando desde hace ocho años, acompañando a las mujeres víctimas del conflicto y capacitando a las mujeres y a sus comunidades sobre los derechos que tenemos las mujeres y haciendo procesos de memoria”, dice Patricia. 

 Y agrega: “Soñamos con un nuevo país. Somos mujeres, víctimas de todo tipo de violencia, pero resilientes, con una capacidad enorme de dar amor para seguir construyendo este país, haciendo de él un lugar donde no nos maten por decir lo que pensamos, donde ser mujer, ser víctima y ser negra no sea un delito. En nuestras luchas coincidimos con la Casa de la Mujer y por eso, ante la actual situación que enfrentan lideresas y defensoras de derechos humanos, no dudamos en hacer alianza para hacer parte del programa Prodefensoras”.

María Eugenia y Patricia coinciden en afirmar que la iniciativa Prodefensoras es una gran oportunidad para legitimar y fortalecer el trabajo que hacen las defensoras de derechos humanos y las lideresas en el país, para protegerlas y ayudarlas y desestigmatizarlas y para incidir ante las diferentes instancias de decisión. Y por ello, ven en este trabajo una gran posibilidad de avanzar en la garantía y protección de sus derechos, al contar con el apoyo de ONU Mujeres y la Embajada de Noruega en articulación con la Defensoría del Pueblo. 

La Casa de la Mujer en asocio con el Colectivo Mujeres Trascendiendo fueron seleccionadas para la implementación de la iniciativa Prodefensoras, a través de la cual se espera beneficiar a 305 mujeres y sus organizaciones en los municipios de Buenos Aires y Santander de Quilichao, departamento del Cauca, con el propósito de que cuenten con capacidades y herramientas de gestión, incidencia y autoprotección individual y colectiva, que posibiliten su protección y se reconozca su ejercicio de liderazgo y la salvaguarda de sus vidas.


Crédito: Casa de la Mujer

 
Sobre Prodefensoras: 

Esta historia se ha redactado en el marco de Prodefensoras, una iniciativa de ONU Mujeres en articulación con la Defensoría del Pueblo y con el apoyo de la Embajada de Noruega, que busca proteger la vida de las lideresas y defensoras de derechos humanos en Colombia y la cual beneficia a más de 3 mil lideresas y sus comunidades en los departamentos de Antioquia, Cauca, Nariño y Chocó.  

 

 

.