El Progreso de las Mujeres en Colombia 2018

| Escenarios de empoderamiento | Recomendaciones | Descargar el Informe | Anéxo estadístico | Únete a la conversación

¿Qué es?

ONU Mujeres presenta el informe nacional El progreso de las mujeres en Colombia 2018: transformar la economía para realizar los derechos. Este informe es la versión nacional del informe insignia de ONU Mujeres realizado a nivel global el año 2015 y el de América Latina del año 2017.

Esta serie de informes surge de la necesidad de presentar progresos, limitaciones y oportunidades para el empoderamiento económico de las mujeres, su incorporación a los mercados y su participación en el desarrollo económico, no solo por ser un asunto de derechos, sino porque es lo más eficiente para la economía en el marco de la Agenda 2030. Las sociedades no pueden seguir permitiendo este costo de dejar a más de la mitad de la población atrás, al respecto el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, señala que “si las mujeres pudieran participar en la economía en igualdad de condiciones, el PIB mundial podría aumentar un 26%, o el equivalente a 12 billones de dólares para el año 2025”.

El conjunto de datos que presenta este informe es clave para comprender las condiciones de desigualdad económicas, políticas y culturales que existen entre hombres y mujeres a lo largo de su ciclo de vida y así poder plantear soluciones estratégicas. También ofrece ejemplos de iniciativas que hacen avanzar los derechos sociales y económicos de las mujeres.

 

Acerca del Informe

El documento presenta indicadores socioeconómicos oficiales y permite hacer un análisis de escenarios sobre la situación actual de las mujeres en la economía del país. Uno de los elementos más importantes es que permite ver información desagregada por quintiles, visibilizando lo que ocurre más allá de los promedios.  

Ver Resumen Ejecutivo

 

Objetivos y aportes

Progress
Crédito: ONU Mujeres/Ryan Brown
  • El análisis de datos actualizados muestra que hay avances en el país respecto al empoderamiento económico de las mujeres. Sin embargo, estos avances son lentos, insuficientes y desiguales. Estos cambios han sido experimentados de manera diferente por mujeres de distintas edades, grupos socioeconómicos, geográficos, étnicos y raciales.
  • Colombia tiene una oportunidad histórica: ha invertido en el avance educativo de las mujeres, cuenta con la generación de mujeres con mayor talento, capacidad y empuje colectivo para participar en la economía y la democracia. Asimismo, el país ha construido el andamiaje jurídico e institucional para la igualdad y el empoderamiento de las mujeres, y cuenta con un acuerdo de paz emblema en el mundo por su perspectiva de género; sin embargo, para lograr la igualdad sustantiva de las mujeres en Colombia aún se requieren acciones más estratégicas.
  • Es claro que cerrar las brechas de género es, además de un compromiso de derechos humanos, una cuestión de eficiencia y competitividad, y las brechas de desigualdad  entre mujeres y hombres y entre las propias mujeres se pueden revertir y transformar.  Ahora mismo en Colombia, se está construyendo el nuevo plan nacional de desarrollo, ésta es una oportunidad para que los análisis respecto a las posibilidades de fortalecer las economías y realizar los derechos se materialicen en el instrumento de planeación más importante que tiene el Estado y de esta manera asociar estas medidas a presupuestos significativos cuya inversión redundará de manera excepcional en la economía y la sociedad en su conjunto. 
  • Con este informe, ONU Mujeres hace un llamado a la acción conjunta del Gobierno, la academia, las empresas y la sociedad civil a retomar las recomendaciones planteadas, de tal manera que la igualdad de género en Colombia, además de un derecho garantizado en la ley, se exprese en to­das las políticas públicas, los presupuestos y los programas; y se constituya en un elemento vital para la prosperidad, la cultura, el desarrollo y la paz sostenibles en Colombia.
  • El conjunto de datos que presenta este informe es de importancia porque informa a la toma de decisiones; orientan los esfuerzos globales, regionales y nacionales; determinan el nivel de progreso y monitorean si las metas se alcanzan o no en el periodo establecido. Por esta razón son fundamentales para el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de otros compromisos internacionales sobre derechos de las mujeres e igualdad de género
 

Escenarios de Empoderamiento Económico

La realidad evidencia que las mujeres no enfrentan los mismos niveles de desigualdad. Desde esta perspectiva, en el caso de Colombia, el comportamiento socioeconómico y las desigualdades de género permiten identificar diferentes grupos de mujeres, determinados por aspectos de tipo familiar, entre los que se incluyen los cambios en la estructura de los hogares y la asignación de roles al interior de estos; aspectos sociales como el nivel educativo o del mercado, la posición ocupacional, el nivel educativo o condición de pobreza de las mujeres, que influyen en la magnitud de las brechas que separan a las mujeres de los hombres. 

Así, se identifican tres escenarios o tipologías de empoderamiento económico para las mujeres de Colombia: pisos pegajosos, techos de cristal y escaleras rotas

 

Gráfica última versión
Fuente: DANE, cálculos con base Gran encuesta Integrada de Hogares -GEIH,
2016 y Encuesta Nacional de Uso del Tiempo-ENUT 2012-2013

Pisos pegajosos

Las mujeres en este escenario corresponden a las que se ubican en el quintil inferior de ingresos y enfrentan mayores obstáculos para lograr su empoderamiento económico. Las mujeres en pisos pegajosos son aquellas caracterizadas por una maternidad más temprana, menores oportunidades educativas y laborales, aunadas al trabajo doméstico y de cuidado no remunerado como centro de las actividades diarias. Ellas son las que tienen menor participación en el mercado laboral y, por ende, con una mayor brecha frente a los hombres.

 

Techos de cristal

En este escenario, destacan aquellas que poseen ingresos relativamente altos y educación superior, es decir, las que a pesar de encontrarse en un contexto más favorable, siguen teniendo brechas de desigualdad. 

 

Escaleras rotas

Entre los dos extremos se encuentran las denominadas “escaleras rotas”, que incluyen a mujeres con educación secundaria e ingresos familiares intermedios. Aunque están insertas en el mercado laboral, las mujeres de este grupo siguen encontrando brechas.

 

Recomendaciones de estratégias y políticas públicas para el empoderamiento económico y social de las mujeres en Colombia

Para transformar las economías y realizar los derechos económicos y sociales de las mujeres el informe  plantea actuar en seis estrategias claves: 

  

estrategiasprogress 

 

Llamado de ONU Mujeres

El Informe Nacional El Progreso de las Mujeres en Colombia 2018 presenta avances, limitaciones y oportunidades para el empoderamiento económico de las mujeres, su incorporación a los mercados y su participación en el desarrollo económico. El cambio está ocurriendo, ahora es necesario que sea más rápido y sostenible. 

Con este informe, ONU Mujeres hace un llamado al  gobierno, la academia, las empresas y la sociedad civil a retomar las recomendaciones planteadas, de tal manera que la igualdad de género en Colombia, además de un derecho garantizado en la ley, se exprese en todas las políticas públicas, los presupuestos y los programas;  y se constituya en un elemento vital para la prosperidad, la cultura, el desarrollo y la paz sostenibles en Colombia.

 

 

 

Únete a la conversación

Hashtag: #ProgresoMujeres2018

Cuenta en Twitter: @ONUMujeresCol

Cuenta en Facebook: ONU Mujeres Colombia

Sigue nuestras cuentas para la cobertura en vivo del evento de lanzamiento el 10 de octubre y comparte el contenido de nuestro paquete de redes sociales, disponible con imágenes y GIFs aquí

progressm1Los países, las sociedades y las empresas con mayor igualdad de género tienen niveles más altos de crecimiento y mejor desempeño. Sin igualdad entre hombres y mujeres ninguna sociedad puede lograr el desarrollo sostenible en su triple dimensión: económica, social y ambiental #ProgresoMujeres2018
progresssm2Entre el 2008 y el 2017, la participación laboral de las mujeres dio un salto importante pasando de 46.4% a 54.5%. Sin embargo, la brecha con respecto a los hombres se ha mantenido con una diferencia que supera los 20 puntos porcentuales #ProgresoMujeres2018
progresssm3La igualdad de hombres y mujeres no es solo un derecho humano fundamental, sino también la base necesaria para conseguir sociedad pacíficas, democráticas, prósperas y sostenibles #ProgresoMujeres2018