Acción Humanitaria

Acción Humanitaria
Foto: ONU Mujeres Colombia

Las crisis humanitarias, ya sean desastres y catástrofes naturales, o emergencias complejas no son neutrales al género, lo que implica que afectan de manera diferenciada a los hombres, las mujeres, los niñas y niñas, ancianos u otros grupos de las comunidades. La asistencia humanitaria debe por lo tanto responder a las necesidades de las personas en contexto de emergencias, pero debe tener en cuenta de manera diferenciada las necesidades, capacidades de resiliencia y de respuesta de las comunidades antes estas situaciones. La población femenina, infantil, de tercera edad o de población con discapacidades, tiene en general menos acceso a los bienes y recursos durante situaciones de crisis. Aunado a esto, su escasa incidencia y representación en la toma de decisiones, tanto a nivel del hogar como en la comunidad, expone a estos grupos a efectos negativos más agudos en los contextos de emergencia. Teniendo en cuenta esta realidad, algunos organismos especializados han reconocido la importancia de incorporar un enfoque de género en la acción humanitaria, para que ésta sea más efectiva, tenga un mayor impacto durante sus operaciones y para que genere mayores beneficios para los diferentes grupos poblacionales que se ven afectados por una emergencia.

Este este sentido, la integración del enfoque de género en la acción humanitaria no reivindica un cambio en lo qué se hace, sino de la manera en qué se hace. Las intervenciones humanitarias tendrán por lo tanto un mayor impacto al incorporar en su análisis cuestiones de género en tanto que:

  • Responde a las necesidades específicas de cada grupo y no percibe a la comunidad como un grupo homogéneo;
  • Asegura que todos los grupos relevantes accedan equitativamente a la asistencia y servicios prestados en el marco de la ayuda humanitaria;
  • Presta una asistencia enfocada en los grupos más vulnerables;
  • Protege de una mejor manera a las poblaciones femeninas, masculinas, infantiles, de la tercera edad, entre otras, de los efectos negativos creados por los contextos de crisis;
  • Reconoce y previene de una mejor manera de posibles secuelas nocivas de la acción humanitaria en sí misma contra los diferentes grupos que componen una población en situación de emergencia;
  • Involucra de una mejor manera a las mujeres, hombres, jóvenes, niños, personas de la tercera edad y otros grupos en el diseño y la implementación de las actividades humanitarias, empoderando a estos grupos a contribuir en las actividades de recuperación y aumenta la eficiencia de la asistencia en general.


En Colombia, de acuerdo con los datos de la Unidad de Atención y Reparación Integral a la Víctimas (UARIV), desde antes de 1985 hasta la fecha muestran una proporción aproximadamente equitativa de víctimas (50% respectivamente), tanto hombres como mujeres. En 2014, se han registrado 127.708 víctimas por el conflicto armado, por diferentes hechos victimizantes, de las cuales, el 52% son mujeres. Estas cifras ayudan a entender de qué manera la acción humanitaria necesita adaptarse para responder a las necesidades particulares de diferentes grupos, puesto que las personas afectadas por situaciones de emergencia y sus necesidades/capacidades son diferentes.

ONU Mujeres se compromete a garantizar la igualdad entre las mujeres y los hombres en su calidad de socios y beneficiarios de la acción humanitaria. Nuestra tarea en la acción humanitaria se guía por una serie de compromisos internacionales que se definen en la Estrategia de respuesta humanitaria de ONU Mujeres para 2014–2017 (en inglés).

Mediante su rol de liderazgo y coordinación interinstitucional, ONU Mujeres apoya a otras organizaciones de Naciones Unidas en el fomento de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en sus operaciones de carácter humanitario. De la misma manera, se provee soporte técnico a los Estados Miembros a implementar políticas y compromisos relativos a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en las acciones humanitarias. Asimismo, apoyamos las voces, las acciones y la capacidad de las organizaciones de mujeres de la sociedad civil y las maquinarias nacionales de mujeres en los esfuerzos humanitarios.

Elementos de la Estrategia País de ONU Mujeres 2014-2017 en materia de Género y Acción Humanitaria:

· Apoyo a la arquitectura humanitaria del Sistema de las Naciones Unidas en Colombia y los agentes humanitarios del Estado colombiano para la integración del enfoque de género en sus planes de respuesta y estrategias relativas a la acción humanitaria.
· Refuerzo de capacidades a agencias del Sistema de Naciones Unidas y otros socios humanitarios, a través de la difusión de herramientas y apoyo técnico, en la implementación de medidas concretas en las actividades humanitarias que tomen en cuenta el enfoque de género.
· Implementación de proyectos centrados en la prevención y respuesta a las Violencias Sexuales y basadas en Género en contextos de crisis, promoviendo la puesta en marcha del enfoque de Recuperación Temprana y el empoderamiento comunitario para fomentar la resiliencia a nuevas situaciones de emergencia.