Transformación cultural

Nuestro enfoque | Transformación cultural | Transformando junt@s | Experiencias promisorias | Recursos

 

¿Qué entendemos por transformación cultural?

El principal problema en la lucha para eliminar y prevenir la violencia hacia mujeres y niñas sigue siendo las costumbres y los comportamientos de las mujeres y los hombres de la sociedad.

Los imaginarios sexistas que alimentan esos comportamientos perviven en la sociedad en su conjunto, incluidas las personas dedicadas a la política, las responsables de la toma de decisiones, las prestadoras de servicios (trabajadoras/es sanitarias/os o policías), las y los líderes comunitarios, que perpetúan los estereotipos negativos, la discriminación y la desigualdad de género como las causas profundas de la violencia contra las mujeres. El abordaje de este problema, incluidas las causas estructurales, se encuentra en la base del trabajo preventivo. 

Cuando hablamos de transformación cultural aludimos a ese cambio social que -enmarcado en las leyes y políticas para garantizar el derecho de las mujeres y niñas a vivir libres de violencias- rompa con los imaginarios y normas tradicionales que ponen a las mujeres y las niñas en un papel subordinado y justifica que sean violentadas.  

Por lo tanto, la transformación cultural se logra a través de intervenciones articuladas para abordar las causas profundas y estructurales de la violencia. Debe centrarse en el empoderamiento de las mujeres y las niñas y en el goce efectivo de los derechos por parte de éstas, incluir el compromiso de los/as ejecutores/as de política pública, programas educativos e implicar a múltiples actores, incluidos los hombres y los niños, los medios de comunicación y las organizaciones de mujeres. 

 

En Colombia, nuestro trabajo de transformación cultural para la prevención de violencias se ha enfocado en:

 

  1. Eliminar los estereotipos sexistas de la comunicación comercial y la publicidad.

  2. Promover masculinidades corresponsables y no violentas desde la infancia y la adolescencia a través de plataformas lúdicas y de gamificación.

  3. Intervenir las festividades populares para hacerlas escenarios públicos seguros para las mujeres y niñas.

  4. Poner las tecnologías de información y comunicación al servicio de la difusión de las rutas de atención a las violencias contra las mujeres y niñas.

  5. Hacer que las universidades y los espacios públicos sean más seguros para las mujeres y las niñas, al prevenir el acoso y la violencia sexual. 


 

El desafío de la transformación cultural en cifras

Distintos estudios realizados por ONU Mujeres en Alianza con USAID o en articulación con el Gobierno Nacional demuestran la persistencia en Colombia de imaginarios sexistas que sirven de sustrato para la discriminación y la violencia contra las mujeres y las niñas. 

 

 

¡La prevención de las violencias amerita transformar la cultura que alimenta estos imaginarios y justifica la agresión de mujeres y niñas!