Conversatorio sobre violencia y feminicidio con la participación de Rita Segato

La Maestría en investigación en problemas sociales contemporáneos (MIPSC) de la Universidad Central y ONU Mujeres Colombia llevaron a cabo la Cátedra Inaugural 2018 con la participación de la reconocida académica Rita Laura Segato, experta en temas de violencia, colonialidad y feminicidio.

Fecha: viernes, 6 de abril de 2018

Dentro de la agenda de la Cátedra Inaugural 2018 de la Universidad Central, se desarrolló hoy el conversatorio Aportes para la comprensión de la violencia sexual contra las mujeres en el conflicto armado. El panel contó con la moderación del director del Instituto de Estudios Sociales y Contemporáneos (IESCO) y con la participación de Rita Laura Segato, antropóloga y feminista argentina; Silvia Arias, Oficial Nacional de ONU Mujeres Colombia, y Rocío Martínez, del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Rita
Crédito: ONU Mujeres

A lo largo del evento se intercambiaron enfoques en torno a la violencia sexual en el marco del conflicto armado y cómo ésta constituye una forma de discriminación. “El conflicto armado incrementa las desigualdades de género, aumentando a su vez la vulnerabilidad y el riesgo de las mujeres de sufrir de manera desproporcionada y agudizada ciertas formas de violencia, como la violencia sexual. En muchos casos, esta modalidad de violencia es utilizada por los actores del conflicto como arma de guerra” enfatizó Silvia Arias de ONU Mujeres.

A su vez, la violencia sexual utilizada como táctica de guerra causa el efecto de propagar el temor entre la población civil, lo que genera consecuencias económicas. Entre ellas la de facilitar la expropiación de bienes y tierras mediante el desplazamiento forzado, dando lugar a nuevos riesgos de sufrir violencia sexual durante la huida y en los entornos de desplazamiento.

Para Rita Segato, las relaciones de género son un campo de poder y que es un error hablar de crímenes sexuales, sino que deben considerarse crímenes del poder, de la dominación, de punición. “En las nuevas formas de la guerra, el daño sexual a los cuerpos de las mujeres es un objetivo estratégico: una forma de guerrear que destruye la confianza de una sociedad profanando los cuerpos", afirmó Rita.

La violencia sexual persiste incluso después de la cesación de las hostilidades, especialmente cuando estos hechos quedan en la impunidad. Es por esto que el evento concluyó con una reflexión sobre los retos y desafíos para abordar la violencia sexual en el postconflicto, en donde desde ONU Mujeres reafirmamos nuestro compromiso para que lo acordado en materia de género en cada uno de los puntos del Acuerdo de Paz sea una realidad a nivel nacional y reiteramos nuestro apoyo en su proceso de implementación.